domingo, 21 de agosto de 2016

Malastrana Bohemian Beer

MARCA: Malastrana
MODELO: Malastrana Bohemian Beer
ESTILO: Pilsener (4'8% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: República Checa

CARACTERÍSTICAS: Salvo que se fabrica en la República Checa, lo cual es evidente por su nombre, y es posible que en la fábrica Schwarzenberg de Protivín, en activo desde hace casi 500 años, poco puedo decir del origen de la cerveza Malastrana porque no hay apenas información sobre su historia en Internet, ni siquiera en la página oficial de la empresa. La botella, por cierto, fue un regalo de los amigos de Ulabox, quienes se presentaron enviándonosla junto con 3 botellas de Barcelona Beer Company... ¡gracias de nuevo!

La verdad es que la ataqué con ganas porque había leído alguna reseña que hablaba positivamente de ella. Al servirla vi una cerveza cristalina de color ambar, que emitía algún reflejo dorado. Ocasionalmente se ve alguna burbuja microscópica subiendo a la blanca espuma, aunque es evidente que no las suficientes, puesto que en escasos minutos esta desaparece casi por completo. Acercar la nariz a la copa me supuso una gran decepción, y donde yo esperaba deliciosa malta de Bohemia me encontré un aroma dulzón, malta excesivamente acaramelada hasta el punto de parece industrial, con un punto de cereal mojado que recordaba al maíz. Equilibra en parte la fruta madura, principalmente manzana asada, notas de masa de pan, levadura y mínimo lúpulo floral, aunque hay en todo momento algo que no termina de encajar, como un deje azufrado.

En boca mejora algo, pero tampoco acaba de estar bien. La entrada la dan malta y caramelo, intensos recuerdos de mantequilla, más suave masa de pan y cereal crudo, y de nuevo se intuye maíz (aunque desconozco si este cereal se emplea, simplemente me recuerda). A medida que transcurre el trago aparece manzana golden madura y algo de especia, para cerrar en un final de amargor moderad, con delicadas notas de miel, lúpulo floral, un toque cítrico y, de fondo, un soplo áspero de alcohol, leve pero evidente. El cuerpo es adecuado para el estilo, la textura es algo plana pero agradable, pero tanto el dulzor artificial del inicio del trago como el punto de alcohol al final han hecho que mi impresión no sea buena, más aún teniendo en cuenta el nivel de las Pils checas.

NOTA:

domingo, 7 de agosto de 2016

To Øl Baltic Frontier

MARCA: To Øl
MODELO: To Øl Baltic Frontier
ESTILO: India Pale Ale con bayas marítimas y endrinas (6'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Dinamarca

CARACTERÍSTICAS: Cuando vi por primera vez esta elaboración de To Øl en las estanterías de La Vinoteca y vi que entre los ingredientes se encontraban las bayas de enebro, me la llevé pensando encontrar una especie de homenaje a las Sahti, aunque con una vuelta de tuerca. Una vez en casa, después de buscar algo más de información, comprobé que en realidad se trataba de una IPA utilizando ingredientes comunes a Escandinavia y el Báltico: las bayas marítimas y las endrinas. Esto por una parte me decepcionó un poco, porque llevo siglos queriendo repetir mi grata experiencia con el peculiar estilo de cerveza finés, aunque por otro lado también sabía que iba a probar una cerveza muy original y, siendo de To Øl, con la garantía de estar bien hecha.

Lo cierto es que el aspecto no es el punto fuerte de Baltic Frontier, tiene un color marrón ligeramente anaranjado muy similar al lodo, con una turbidez máxima que refuerza esta impresión. La espuma es lo que nos permite identificarla como cerveza: abundante, cremosa y resistente, mantiene un dedo durante todo el tiempo. En nariz sobresale el lúpulo americano, y las fosas se ven invadidas por toneladas de fruta de la pasión, mango, y más suave melocotón y naranja madura, quedando un discreto fondo de malta. Es un carácter resinoso, almibarado, con notas de levadura moderadas pero evidentes y un levísimo picante. En cuanto a las bayas, la verdad es que detrás de tanto lúpulo no he sido capaz de detectarlas.

La sorpresa viene con el sabor, el lúpulo es mucho menos intenso y frutal y el conjunto tiende con claridad hacia la acidez. Comienza ya con un amargor intenso, irrumpen albaricoque, cítricos y fruta tropical poco madura entre las que destacan la piña, mientras la malta se esconde de nuevo en un segundo plano, manteniendo el cuerpo. A medida que avanza el trago se desarrolla una acidez progresiva, muy herbal, que imagino que proviene de las bayas. El final es muy astringente, una afilada acidez y un potente amargor se combinan, desprendiendo notas cítricas, sobretodo pomelo, herbales y de pino, junto con una carga de especia picante considerable. Sin duda es una cerveza rara, aunque no se puede negar que esté bien hecha. El sabor ácido proveniente de las bayas está muy bien incorporado al lúpulo americano, y si bien al principio me resultaba algo estridente, en cuanto reposa unos minutos se diluye en el resto del conjunto y se equilibra el trago. El única problema que tengo es que estoy cansado de la acidez y, más allá de los estilos que tienen intrínsecamente este sabor, es muy difícil que una cerveza así me pueda entusiasmar. Me pasa lo mismo que con la versión con Brettanomyces de Troubadour Magma, no creo que le aporte ningún beneficio.

NOTA:


domingo, 31 de julio de 2016

Flag Spéciale

MARCA: Flag Spéciale
MODELO: Flag Spéciale
ESTILO: Pale Lager (5'2% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Togo

CARACTERÍSTICAS: La cervecera BB Lomé se fundó en la capital de Togo en 1964, y el crecimiento desde entoces ha sido tal que en la actualidad elaboran varias marcas de cerveza (Castel Beer, Flag Spéciale, "33" Export, Eku Bavaria, Beaufort 4.6, Awooyo, Guinness, etc), además de refrescos y bebidas de malta. No me gusta tirar el dinero, y por lo general evito aquellas cervezas de las que sospecho que no voy a obtener nada bueno, sin embargo la curiosidad acerca de cómo iba a ser una cerveza de este país y el bajo precio al que encontré esta botella en una incursión en Francia fueron estímulos suficientemente fuertes para llevarmela.

Flag Spéciale es de color dorado, quizá algo pálido. Cristalina, algunas burbujas sueltas ascienden hacia una capa de espuma un poco escasa, que en pocos segundos se reduce a un anillo y una membrana. El aroma es dulzón y sin duda industrial, aunque tampoco desagrada. Se mezcla malta sin tostar, cereal crudo e importantes recuerdos de maíz (aunque no estoy seguro de si tiene este ingrediente) con manzana asada, quedando un fondo de masa de pan. En cuanto al lúpulo, aporta algún punto de citricos, aunque es cierto que su papel es comedido.

En boca no sorprende y se presenta muy similar al aroma. Empieza dulce y con una textura algo pastosa, dominada por omnipresente maíz, mantequilla y manzana asada. A medida que transcurre el trago se va aligerando hasta desembocar en un amargor medio, efervescente en la garganta, con recuerdos de caramelo y notas cítricas y levemente especiadas. Es una cerveza sencilla y tiene algunos fallos, siendo el dulzor exacerbado lo más llamativo y molesto. De todas maneras, resulta curiosa, se puede terminar sin problemas y es hasta agradable cuando uno está sediento. Quizá no sea para buscarla de propio y tampoco para repetir, pero me alegro de haberla comprado.

NOTA:

domingo, 24 de julio de 2016

Corsendonk Blanche


MARCA: Corsendonk
MODELO: Corsendonk Blanche
ESTILO: Witbier (4'8%)
PAÍS DE ORIGEN: Bélgica

CARACTERÍSTICAS: Agnus y Pater son las dos elaboraciones tradicionales de la fábrica Corsendonk, y se llevan elaborando desde principios del siglo XX. Hace ya más de 3 años que Sir Asf ensalzó sus virtudes en este blog (cosa con la que no puedo estar más de acuerdo), y desde entonces no habíamos publicado nada más de esta marca, principalmente porque tampoco tenían muchas más referencias. Por suerte en los últimos años han ampliado su repertorio con dos nuevos modelos, Rousse y Blanche, y me ha parecido buena ocasión para volver a poner a las cervezas de Corsendonk en portada.

Blanche se trata de una Witbier de color amarillo pajizo, mate, con una espuma blanca compacta de burbuja fina. La turbidez es completa, y a pesar de la claridad del color de la cerveza no permite ver nada a través del líquido. El aroma es impecable, lo que uno espera de este estilo. Hay algo de malta de fondo, suave crema y bizcocho, pero la intensa frutalidad es la clara protagonista del mismo, mezclando manzana verde y una importante carga de cítricos, sobretodo naranja y limón. No podía faltar el amable perfume del cilantro y el punto de especia picante de rigor, todos los ingredientes necesarios para demostrar que se sabe lo que buscar en una Wit.

En boca ligera y refrescante a más no poder, de cuerpo leve, no obstante la efervescencia mantiene el sabor ocupando toda la boca. Irrumpe malta de leve dulzor, cereal, intenso sabor cítrico del trigo crudo y una discreta base de bizcocho. El trago avanza y sale un soplo potente de lúpulo cítrico, ligeramente herbal, que da una afilada sequedad al final. Esta se ve invadida por la especia picante, el característico gusto del cilantro, para terminar en un regusto largo y delicado, cargado de sabor. A los amantes de Hoegaarden, Blanche de Namur o St. Bernardus Wit esta no se les va a quedar corta: fácil de beber, sabrosa y refrescante... tiene todo lo que se le puede pedir.

NOTA:

domingo, 17 de julio de 2016

Tienda Online: Barriles de Cerveza

Hace un par de semanas se puso en contacto con nosotros Javier, responsable de la web Barriles de Cerveza, para informarnos de que, después de un tiempo dirigiendo su página, se había decidido a abrir un negocio relacionado con la misma. Así, en Abril del 2016 vio la luz la primera tienda online nacional, al menos hasta donde yo sé, dedicada en exclusiva a la venta barriles de cerveza para uso doméstico. Por lo general no solemos comentar tiendas que no conocemos de primera mano, sin embargo en esta he hecho una excepción porque Barriles de Cerveza ocupa una posición que hasta ahora había estado vacía, y puede facilitar conseguir cerveza en un formato que no es nada común en nuestro país, tanto en tiendas físicas como virtuales.

Inicialmente la oferta de barriles distintos era algo escasa pero, tal y como me prometió Javier, en pocas semanas se amplió de forma considerable, incorporando marcas tan interesantes como Weltenburger, Paulaner, Mönchshof, Diebels o Leikeim, además de alguna rareza.  Hay disponibles tanto barriles presurizados, es decir que incluyen su propio grifo, como sin presurizar, y también tienen a la venta un tirador compatible únicamente con los barriles de tipo Perfect Draft. Se ofrece además la recogida de barriles de este tipo ya usados, con devolución de 6'05 euros correspondientes a la fianza por cada uno de ellos. Por último, recientemente ha comenzado la promoción del barril de la semana, que supone un descuento importante en la marca señalada durante ese periodo de tiempo.

La impresión que da es muy buena; los precios son ajustados, la forma de trabajar parece honrada y profesional, y me consta que hay detrás mucho esfuerzo para conseguir cervezas interesantes en este formato. Falta por ver si suscita el interés esperado, aunque parece que las cosas van funcionando. Yo por mi parte le deseo mucho éxito.

viernes, 15 de julio de 2016

Keiler Weißbier Hell

MARCA: Keiler
MODELO: Keiler Weißbier Hell
ESTILO: Hefe-Weißbier (5'2% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: Además de ser el lugar donde se cree que vivió el personaje de Blancanieves, Lohr am Main, localizado entre Wurzburg y Frankfurt, es la ciudad bávara en la que se fundó la cervecera Keiler en 1836. Desde 1836 fue propiedad de la familia Stumpf, hasta que fue comprada por Würzburger Hofbräu en el año 2001, aunque manteniendo su propia marca independiente. En el momento actual elaboran 7 modelos de cerveza distintos, todos siguiendo la tradición alemana, y esta botella la conseguí en la tienda Líquidos de Zaragoza.

La abrí un domingo al mediodía, sentado en unas mesas de un prado en el valle de Benasque, pudiendo ver una Weizen de color dorado oscuro, tan turbia como era de esperar, coronada por una capa de espuma considerable, quizá en el límite para este estilo de cerveza, aunque en todo momento mantuvo al menos un grosor de medio dedo. En nariz alcanza la perfección al combinar gran cantidad de malta dulce, un torrente de plátano maduro, más suave manzana asada, algo de crema y mínimo caramelo, adornado con toques de canela y clavo de la levadura alemana, y algún afilado punto cítrico, principalmente naranja. La verdad es que este aroma, tan variado y equilibrado, me dejó de piedra, más o menos como la primera vez que me enfrenté Turm Weisse de Kuchlbauer.

Y si bien la cerveza del jabalí no me pareció tan espectacular (Turm Weisse son palabras mayores), no me dio la impresión de que se quedase demasiado lejos, incluso quizá otro día la habría puesto a la misma altura. Es muy cremosa y a su paso ocupa absolutamente toda la boca, tiene un volumen impresionante. Repleta de sabor, la entrada pertenece a la fruta, con evidente énfasis en el plátano aunque también abundan pera y manzana, y a la malta; en un segundo plano quedan crema y caramelo. Poco a poco van entrando los cítricos, la levadura, clavo y leve pimienta, antes de terminar en un final ácido, con limón y más suave naranja, ligeramente seco y especiado. Regusto largo algo lupulado y áspero para el estilo, aunque sin salirse de un carácter totalmente tradicional. Rotunda, compleja, sabrosa y refrescante, una gran representante de las Weißbier y una excelente opción en cuanto asoma un rayo de Sol.

NOTA:

jueves, 7 de julio de 2016

Smach Brown Ale

MARCA: Smach
MODELO: Smach Brown Ale
ESTILO: Brown Ale (5'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España

CARACTERÍSTICAS: En un polígono industrial de las afueras de Santander se encuentra la fábrica de cervezas Smach, fundada en el año 2014. Definidas por sus responsables como "cervezas naturales", tienen actualmente en su repertorio 3 elaboraciones distintas: una Pale Ale, una Dubbel y la que voy a comentar hoy, una Brown Ale. Esta botella llegó a mis manos por cortesía de unas compañeras de trabajo, que decidieron ceder en mi favor esta parte de un premio que recibieron en la misma capital cántabra, y a quienes quiero agradecer el regalo.

Servida en copa es una cerveza de un atractivo color naranja rojizo, bastante limpio y con mucho brillo. Algunas burbujas perezosas alimentan una espuma escasa, que finalmente queda como una membrana algodonosa en superficie. El aroma me sorprendió positivamente, se trata de una combinación bien estructurada de malta tostada, algo de cereal, frutos secos como almendras o nueces, y a medida que transcurre el tiempo aparecen frutas maduras, principalmente manzana, naranja y quizá algo de plátano. El lúpulo completa con un leve toque cítrico, y la verdad es que el resultado no es tan diferente de una Brown Ale británica.

Por desgracia el sabor se estrella estrepitosamente. Es una mezcla de verdura asada y cítricos descontrolados, se hace imposible dar más de un par de tragos. Es evidente que está contaminada, y yo no tuve más remedio que tirarla por el fregadero.

NOTA: